lunes, 25 de febrero de 2013

Unité 6: les Droits de l'Homme

Existen distintas nociones de justicia, como igualdad, como imparcialidad, como legalidad..., que hacen este término muy complejo. Pero sigue siendo un término sobre el que debemos reflexionar en ética.
Un tipo de justicia es la justicia social,  que, como podéis ver en vuestro libro de texto, es un concepto que nace en el seno de las luchas y reivindicaciones socio-políticas del siglo XIX, especialmente dentro de los movimientos obreros y revolucionarios que, en el contexto de la revolución industrial, defendían una distribución más justa y equitativa de los bienes sociales y la desaparición de las clases sociales (con todas las discriminaciones que conlleva su existencia).
No obstante, las primeras proclamaciones sobre derechos humanos surgieron en los ambientes ilustrados y liberales del último tercio del siglo XVIII (Declaración de Independencia de los EE.UU., y  Declaración del Hombre y del Ciudadano de la Revolución francesa). En ellas se apelaba a la libertad, la igualdad y la dignidad de las personas. Pero la burguesía dominante utilizará en su provecho, en su lucha contra la vieja aristocracia, estos ideales, sin interesarse por extenderlos a las clases populares que les habían acompañado, en ocasiones, en su lucha contra el Antiguo Régimen.
Los movimientos obreros, entre los que destacaron comunistas y anarquistas, llegaron a constituir una organización de carácter internacional que perseguía defender los derechos de las clases trabajadoras. El auge de estos movimientos obreros coincidiría con el ascenso de los fascismos en Europa. La alta burguesía y las clases medias temerosas del ascenso de los movimientos obreros cayeron en la reacción totalitaria y antidemocrática de los nacionalismos dictatoriales, cuyas ansias imperialistas llevarían a Europa a dos guerras mundiales.
El horror y la destrucción provocados por estos conflictos conducirían a algunas de las más graves violaciones de los derechos humanos de la historia de la humanidad, como el Holocausto nazi, que hemos analizado en otra entrada.
Todo ello conduciría a la constitución de la Organización de las Naciones Unidas, que en 1948, tres años después de su constitución, aprobaba la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Una declaración que se ha ido ampliando con la inclusión de los denominados derechos de tercera generación, que se fundamentan en el principio humanitario de la solidaridad.
En el año 2000, la ONU lanzó la Declaración de los Objetivos del Milenio, con una serie de objetivos para el año 2012, como erradicar la pobreza extrema y el hambre, reducir la mortalidad infantil, eliminar las desigualdades entre hombres y mujeres... Pero la crisis económica, y la reducción de las ayudas al desarrollo de los países industrializados, está poniendo en peligro la consecución de esos objetivos. La lucha de muchas asociaciones y organizaciones no gubernamentales, como la del 0'7%,  intentan, pese a todo, mantener la consecución de esos objetivos. Es una obligación ética como ser humano y como ciudadano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada