sábado, 1 de marzo de 2014

Actualidad: Debate sobre la abolición de la prostitución

A propuesta de varios compañeros, debatimos en clase acerca de la prostitución desde una perspectiva ética y social. A partir de lo comentado en clase y de las notas y enlaces que os dejo a continuación, podéis hacer una disertación para este trimestre. 

La abolición de la prostitución es una cuestión que incluso plantea debates en el movimiento feminista, aunque la mayoría consideran que la prostitución es un tipo de violencia de género contra las mujeres. En el Pacto Feminista por la Mujer firmado a finales de 2013 por movimientos y asociaciones feministas del
Estado español, se exigía entre sus conclusiones:
Modificar la legislación contra la trata de mujeres y menores
con fines de explotación sexual, de modo que sea eficaz en la
represión de esos delitos, hoy completamente inoperante.
   Entre las 16 reivindicaciones del Pacto se encuentra la de "aprobar legalmente la abolición de la prostitución y tomar las medidas adecuadas para reinsertar a las mujeres que la ejercen en el trabajo asalariado y la vida civil".
 En España, la situación legal vigente es fruto del cambio en el Código Penal que se establece en 1995, puesto que ese año "tanto la promoción como el beneficio obtenido por la prostitución de otra persona se despenaliza". Es a partir de ahí cuando en España "la industria del sexo comienza a expandirse siendo especialmente significativo el número y el tamaño de los burdeles".
En 1999 se introduce en el Código Penal el delito por trata de personas con fines de explotación sexual. Años más tarde, en la etapa final de la última legislatura de José María Aznar, se produce una nueva reforma del Código Penal en el que el proxenetismo vuelve a ser incluido, "de tal manera que aquel que se lucre mediante explotación sexual de otra persona será penado, independientemente de que esa persona consienta".
 Sin embargo, como apunta el Fórum Feminista, "no se ha producido un retorno a la situación anterior a 1995: el número de clubes de alterne sigue en aumento, pues los vínculos entre proxeneta y prostituta no son fácilmente probables".  En la actualidad el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, prepara una modificación del Código Penal por el que contempla eliminar en el articulado el concepto de explotación sexual y condicionar el castigo de la 
misma a que la víctima tenga que demostrar ese régimen de esclavitud.El Gobierno pretende introducir unos condicionantes: para que se castigue al proxeneta la víctima deberá demostrar que se encuentra "en una situación de dependencia personal y económica que no le deje otra alternativa, real o aceptable, que el ejercicio de la prostitución, o se impongan para su ejercicio condiciones gravosas, o desproporcionadas o abusivas".
Actualmente, las mujeres forzadas a prostituirse deben denunciar a sus proxenetas para obtener el permiso de residencia y trabajar legalmente en España, pero pocas se atreven a dar el paso por desconfianza o miedo. Mientras la Policía Nacional lanza una campaña para poner coto a las mafias, las ONG exigen una Ley Integral que ampare a las víctimas

El aumento de la pobreza que ha provocado la actual crisis económica ha podido conducir a algunas mujeres a verse forzadas a trabajar en la prostitución. Concretar en España cuántas personas se dedican a la prostitución es imposible, debido al margen de ilegalidad de muchas de las que la ejercen. Antes de la crisis económica, Médicos del Mundo hablaba de 400.000 personas en España que suponían una cifra de negocio de 18 millones de euros, mientras que la Unidad Central contra la Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (Ucrif) de Catalunya situaba esta cifra en 300.000 en abril de 2012, debido a la caída de los flujos de inmigración por la crisis económica.
Sin embargo, como admiten varias ONG, también esta coyuntura ha provocado que otras personas recurran a los trabajos sexuales para obtener ingresos. En este sentido, de nuevo Médicos del Mundo advertía el pasado junio de que la prostitución había aumentado un 15% en Madrid.

Noticias de actualidad para el debate:
Un curso para prostitutas indigna a sectores feministas en España. Denuncian la "propaganda" que se ha hecho en los medios de comunicación públicos del taller ofertado por la ONG Aprosex. También preguntarán si ha recibido subvenciones públicas.

En el programa de RTVE, La Mañana, titulaban así esta noticia:
En Barcelona se va a impartir un curso dirigido a principiantes, indecisas y perfeccionistas; el tema es "Prostitución: Nociones básicas para la profesionalización". Serán cuatro horas y a un precio de 45 euros. Pretende orientar y contestar a todas las dudas que surgen a toda aquella persona que quiera ser una buena profesional.
A partir del minuto 12 aproximadamente del programa podéis ver el debate entre la activista feminista Lidia Falcón y la organizadora del curso.
En el blog de Lidia Falcón podéis leer un artículo titulado Ética Radical donde explica sus argumentos respecto a la polémica anterior. Éste es uno de ellos:
Porque la prostitución no puede ser considerada un trabajo, ya que carece del respeto y la dignidad que se merece el trabajo. La prostitución no es un oficio, ni un empleo, ni una tarea. La prostitución es una explotación, la más grave de todas porque afecta a lo más íntimo del ser humano que es la sexualidad, porque reduce a las mujeres a la categoría de objetos sexuales para disfrute de los hombres. De hombres que disfrutan con tal clase de dominio.
Desgraciadamente, si miráis los comentarios al artículo en el blog de Lidia, como señala otra lectora, la mayoría de los comentarios críticos y favorables a la prostitución son de hombres.

Recogemos la cuestión que proponen en la página web de este programa:
¿Es ético o moral impartir esta clase de cursos? ¿Son verdaderamente necesarios o están abriendo una puerta a la prostitución?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada