sábado, 27 de septiembre de 2014

Actualidad: "Ética en la escuela"

La filósofa Adela Cortina escribió hace ya unos meses un artículo titulado Ética en la escuela, en el diario El País, denunciando la eliminación de la formación ética en el anteproyecto de la nueva ley de enseñanza. En el proyecto de reforma educativa promovida por el ministro Wert, esta asignaura se utiliza -como ha señalado Fernando Savater-, ahora con el nombre de “valores éticos”, como "alternativa y coartada para justificar la inclusión del catecismo como asignatura puntuable de primera magnitud". Algo así "como obligar a quien no cree en los horóscopos a dedicarse a los crucigramas...".
Os dejo algunos fragmentos del artículo de Adela Cortina y algunas cuestiones para su comentario:
(...)La calidad debería consistir sobre todo en formar personas y ciudadanos capaces de asumir personalmente sus vidas desde los valores morales que tengan razones para preferir, no solo en que los alumnos adquieran competencias y conocimientos para posicionarse en el mundo económico. Si se trata de “lograr resultados”, como dice a menudo el anteproyecto, ayudar a formar una ciudadanía responsable es un resultado óptimo y además es el único modo de contar con buenos profesionales.
 Un buen profesional no es el simple técnico, el que domina técnicas sin cuento, sino el que, dominándolas, sabe ponerlas al servicio de las metas y los valores de su profesión, un asunto que hay que tratar desde la reflexión y el compromiso éticos. Justamente la crisis ha sacado a la luz, entre otras cosas, la falta de profesionalidad en una ingente cantidad de decisiones, el exceso de profesionales que utilizaron técnicas como las financieras en contra de las metas de la profesión, en contra de los clientes que habían confiado en ellos (...)
 Hace falta, pues, en la educación una asignatura que se ocupe específicamente de reflexionar sobre los problemas morales, conocer las propuestas que nuestras tradiciones éticas han aventurado, y argumentar y razonar sobre ellas para acostumbrarse a adoptar puntos de vista responsablemente.
Claro que una modesta asignatura no basta, que no es la píldora de Benito que resuelve todos los problemas, pero una sociedad demuestra que una materia le parece indispensable para formar buenos ciudadanos y buenos profesionales cuando le asigna un puesto claro en el currículum educativo, no cuando la diluye en una supuesta “transversalidad”, que es sinónimo de desaparición. Y más si ese puesto es el que ahora tiene, 4º de la ESO, un momento crucial en el proceso educativo.
 Cuestiones:
- ¿Qué argumentos da la autora para justificar la presencia de la Ética en la enseñanza obligatoria?
- ¿Crees que la reflexión ética puede contribuir a construir una mejor ciudadanía y convivencia, unos mejores profesionales?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada