jueves, 23 de mayo de 2013

Microrrelato: La dura realidad

Y yo, como todos, fue un niño de los que volvía a casa con agujeros en los pantalones, debido a las caídas. Esas caídas, que tenía cuando jugaba con mis amigos en aquel bello campo, lleno de hierba, árboles y animales. Y yo, como todos, crecí y me fui a estudiar, para un futuro que me estaba por llegar, a una ciudad. Una ciudad industrializada donde las máquinas y las finanzas mandaban sobre los hombres.
Y yo, como todos, acabé de estudiar y volví a mi hogar. Aquel hogar donde estaba ese bello campo, ese lugar que contrastaba con la actualidad. Esperanzado, volví al campo. Para mi sorpresa y angustia, enormes empresas y hedores de asfalto, que se erigían frente a mí, habían aplastado a la poca naturaleza viva que quedaba.
Javier Aranda Simón, 4º A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada