lunes, 24 de septiembre de 2012

Questions pour le débat (6): la homofobia durante el franquismo.

Fotos de la ficha policial de Silvia, una mujer transexual detenida por peligrosidad social en 1974. Asociación Ex-Presos Sociales.

Esta semana ha aparecido la noticia de la primera lesbiana de las represaliadas durante el franquismo que ha pedido una indemnización al Estado. Gais, lesbianas y transexuales sufrieron, con diferente rigor durante el franquismo, primero la ley de vagos y maleantes y, luego, la de peligrosidad social. Los artículos que se les aplicaban de esta última estuvieron en vigor hasta 1979, cuatro años después de la muerte del dictador. Incluso hubo algún caso en que se les aplicó en plena Transición. Tampoco fueron beneficiados por el indulto de 1975 ni la amnistía de 1976.
“No me acuerdo ni dónde estaba cuando me detuvieron. Vino un grupo de policías de paisano, y ya está. He pasado toda mi vida intentado olvidarlo, superar la psicosis que aquello me produjo”. Tampoco sabe por qué lo hicieron. Si alguien la denunció o si su comportamiento levantó las sospechas de las autoridades. Solo sabe que entones tenía “17 años, edad en la que aún no te has definido como adulto”, y que fue sometida “durante meses a un interrogatorio”, dice “que no comprendes”.
 En una especie de comunicado que lee con voz entrecortada, M. C. D. recuerda la dureza de un tiempo en que ser reconocido como gay, lesbiana o transexual era un peligro. Como ejemplo, recuerda a que, de su círculo, “dos personas recibieron electrochoques” como forma de tratar su desviación. Y ellos no se llevaron la peor parte. Otros tres, “un estudiante, un profesor de instituto que era uno de mis mejores amigos y un bombero, se suicidaron”. “Si cada uno conocemos a cinco personas [que sufrieron estos procesos], imagínese lo que era aquello”.
 La sentencia del juez “de Instrucción y de Peligrosidad y Rehabilitación Social” de su provincia da algunas pistas. Apenas dos folios bastan para ejemplificar la homofobia de la época y para intentar arruinar una vida. M. C. D., “hija de una honrada familia”, presenta una “una clara orientación homosexual teniendo relaciones impúdicas con otra joven a la que domina, persigue y atrae” (Una víctima de la pervertida). Pero, además, es “una persona rebelde a sus familiares a los que desobedece y amenaza” cuando “intentan corregirla y educarla”.
 Por eso le puede aplicar la ley de Peligrosidad Social de 1970, y la condena a “internamiento en un establecimiento de reeducación por un tiempo no inferior a cuatro meses ni superior a tres años”.
 El abogado defensor, por cierto, no tuvo nada que alegar.

Es la primera vez que una mujer reclama este derecho, que fue aprobado el 23 de diciembre de 2009. Desde entonces ha habido hombres gais y mujeres transexuales que han pedido ser resarcidos por los años de cárcel o internamiento en sanatorios mentales, pero no había habido mujeres lesbianas. La Comisión de Indemnizaciones a Ex-Presos Sociales, órgano colegiado adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda, al que corresponde la resolución de las solicitudes de indemnización, tendrá que decidir ahora la resolución de la petición. 
Fuente: El País, 16 y 19 de octubre.
Ficha de Antonio Ruiz, primer gay indemnizado por ser víctima del franquismo.
Cuestiones:
-  Como menciona el texto anterior, el régimen franquista modificó la vieja ley de vagos y maleantes para incluir en ella la represión de los homosexuales. ¿Qué es lo que decía esta ley? 
- ¿Y la ley de peligrosidad social? ¿Cuándo se derogaron estas leyes?
- ¿Crees justa la reclamación de esta mujer? ¿Por qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada